...Que no te compren por menos de nada ...Que no te vendan amor sin espinas.

viernes, 8 de mayo de 2009

Egoismo

Camina con mis zapatos … le dijo

-   Y entonces entenderás que yo te quiero, aunque no te lo demuestre como a ti te gusta.
-   Sabrás  por qué me alejo cuando creo que me he equivocado y por qué me enfado en lugar de decir “perdón” 
-  Comprenderás las dificultades de mi día, y no me pedirás que te sonría al llegar a casa. 

Camina con mis zapatos...

-  Y no te importará que llegue y no vea que hoy tus ojos no brillan.
-  ...Y comprenderas que, a pesar de todo, yo también te quiero.   

Y ella caminó con sus zapatos…y le creyó

No echó cuenta a los malos humores; a los olvidos; a las tardes de sofá emponzoñado, ni tan siquiera a los noches de sexo vacías de amor…. no quiso ver la indiferencia en su mirada.  

Y caminó... 

Pero cuando hubo alcanzado la distancia suficiente, por fin comprendió.  

Y se subió en  sus viejos e inseguros zapatos de tacón
para  no volver  a caminar nunca más de prestado. 


20 comentarios:

Gata dijo...

Me tienes q decir como se hace eso...lo de los tacones digo.
precioso post
un besito

Marisa dijo...

Tienes razón, no debemos caminar de prestado.
Es mejor hacerlo con lo nuestro,
aunque a veces para darnos cuenta
tenemos que sufrir.

Un texto muy sentido.
Moitos biquiños.

pasajera dijo...

Recalco el comentario de Marisa. Un precioso post, del que habría que hacer una gran publicidad, ojala que llegara a mucha gente su verdadero significado.
que bien lo has expuesto!sencillamente una gran forma de decirlo
muchos besos Elen!

Sir Bran dijo...

No hay como los pasos propios, los que terminan por domesticar el camino que consumen.
Se debería rechazar el sexo sin amor, más todos sabemos que algunas veces hemos de aprender a apreciarlo porque nunca el amor se le pondrá a la altura.
Un beso especial Elen.

Elen dijo...

Como se hace?. Pues mira Gata, tu te encaramas en tus viejos zapatos de tacón, aquellos que te hacen sentir tan cómoda, y te colocas el mundo por montera, (más mujer que nunca... más tu que nunca).
Un bico



Desde luego que no deberíamos caminar nunca de prestado Marisa pero quien no ha cedido nunca a la tentación de hacerlo?
Gracias por tu visita. Siempre es un placer.
Besitos

Gracias por tu comentario Pasaxera!!...En una pena que cerremos tan fuerte los ojos para no ver lo que tenemos delante.
Un beso grandote y un buen finde!!

Claro Sir, siempre es preferible caminar con nuestros propios zapatos, pero a veces la desesperación nos lleva a intentarlo todo por salvar algo que la mayor parte de las veces está condenado al fracaso...
y llegan las noches sin amor, al principio esporádicas, pero poco a poco el cansancio y el rencor se abren hueco en nuestra cama, y las noches pierden el amor.
Hora de subirse a los tacones y correr... correr tan lejos como ellos nos lo permitan!!
Un besiño !!

Lasosita dijo...

Cuando alguien te dice que nunca le pidas lo que tú necesitas... malo...! Egoismo total!

Llegará ese momento en que tendrás que abrir los ojos y sentir que prefieres vivir tus errores y tus alegrías al margen.

La inseguridad de unos viejos zapatos de tacón...
bueno,
no es importante! Tú lo expresas muy bien, Elen...
( más tú que nunca )

Biquiños y feliz finde!

Runas dijo...

esta entrada me ha recordado que una vez tambien caminé con zapatos prestados para tratar de entender , después cuando me puse los mios me dí cuenta que eran los que tenía que llevar, desde entonces no he parado de caminar cada vez mas erguida y con unas pisadas cada vez mas firmes. Un beso

cuentapasos dijo...

Me encanto
Saludos

Leola dijo...

Estoy con Runas, lo mismo me hizo recordar leerte. Y sí, no hay nada como volver a calzarse los zapatos propios y caminar, a dónde sea que los pasos lleven. Eso ya se verá.
Gracias por esta entrada, me ha sentado muy bien leerla.
Un beso.

Elen dijo...

Casi todo el mundo ha caminado alguna vez con zapatos prestados, y eso no es del todo malo Runas, ya que solo asi podemos comprobar lo que se siente de a recuperar nuestros pasos.
Besitos

Elen dijo...

Gracias Cuentapasos... y bienvenido. Un saludo.

Elen dijo...

Tienes toda la razón Leola. Ya no me queda más que añadir...
Me alegro de que esta entrada te haya sentado bien.
Un besito

merce dijo...

Elen cuanto me gusta.!!! Recoger los sueños y subirse a esos tacones, mas cerca del cielo...mas cerca de tí.

Un beso.

Elen dijo...

Gracias Merce, por tus palabras siempre llenas de ternura.
Un besito

Habitaciones rojas, pensamientos negros dijo...

Excelente relato!!!

Estuve recorriendo tu blog y me gustó mucho, si me permites te seguiré leyendo.

Un abrazo rojo,
HR

Elen dijo...

Bienvenida HR. Me alegra que te guste este lugar.
Un saludito!!

Agua dijo...

Precioso!! es una imagen que visualizo muchas veces... miedosa y descalza ella camina hacia el armario y en el sus zapatos rojos de charol brillan...le da miedo, tiene vertigo, pero hoy se arma de valor para salir a caminar, subida en los tacones, subida en su nueva vida. Besos!

Elen dijo...

Si Agua, así debería ser siempre...pero ¿Cuantas veces nos damos medía vuelta, completamente asustadas de esa nueva vida?. Demasiadas, quizá.
Besitoss...

cuentapasos dijo...

Os felicito por el blog y coincido con muchas de tus reflexiones
Saludos

Elen dijo...

Gracias Cuentapasos, siempre es una alegría compartir y coincidir!
Un beso

FEEDJIT Live Traffic Feed

Cuando nadie me ve, quizá sale a la luz mi verdadero yo

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP