...Que no te compren por menos de nada ...Que no te vendan amor sin espinas.

viernes, 22 de enero de 2010

Xoaniña



Era una tarde de primavera, y el cielo estaba teñido de un intenso color azul.

Sentados en un tronco, al amor del sol que los calentaban estaban Elena y su padrino. El trabajo no apremiaba, así que él tenía un ratito para dedicarle a aquella niña curiosa, que se afanaba en explicarle las aventuras de su día. De los ojos de su padrino se desprendía una sonrisa, mientras procuraba prestarle toda su atención. Ella era feliz en esos ratos que compartían porque la hacía sentirse una niña especial; una niña mayor.

De pronto algo vino a alterar la calma. Una mariquita se había posado en la pierna de su padrino. La niña emocionada no dudó en extender su mano para verla más de cerca. Pero él con un gesto tranquilo y lleno de ternura, posó su mano sobre la de la niña y le pidió que la dejase estar, porque no hacía daño a nadie y que, como ellos, también quería calentarse al sol. Le explicó entonces que si una mariquita se posaba cerca de ella no debía molestarla, sino que debería de ser paciente y esperar a que ella quisiese irse, así que estuvieron un buen rato observándola con detenimiento, en medio de un silencio casi reverencial, hasta que él dijo con voz firme y pausada:

-“Xoaniña, voa, voa, que che ei dar pan e broa”

...Y la mariquita, como impulsada por sus palabras, levantó el vuelo.

Esta tarde, en el trabajo, una mariquita vino a posarse a mi lado. Y me trajo el calor de aquellos rayos de sol que me calentaron hace ya tantos años; y la sonrisa amable de mi padrino; y el tacto de sus encallecidas pero delicadas manos.

Gracias Xoaniña, por traérmelo de vuelta un rato.

7 comentarios:

Marisa dijo...

"Xoaniña voa, voa
que che ei dar pan
e cebola, a cebola
está no lar e o pan
está no altar"

Así fué como me la enseñó mi abuela, que con tus tiernas
palabras me la has recordado.

Biquiños Elen

Sir Bran dijo...

Elen...
sigues teniendo la calma en tus palabras,
y la niñez extendida en tu presente,
te vales de un sentir pequeño,
te conviertes en luz de la tarde,
y animas a un insecto a volar.
Que sepas que también lo haces con los corazones de muchas personas.

Nunca dudes de que estás muy dulcemente instalada en mi sentir.
Biquiños.

Runas dijo...

Y de pronto cualquier cosa o palabra hace despertar en nosotros un recuerdo.Un beso

DANI dijo...

Esa es la sabiduria de quien ha vivido y deja vivir.

Besos duces

Anónimo dijo...

Pois a que eu coñecín di así:

"Xoanciño voa, voa
que teu pai está en Lisboa
e túa nai está na cama
vaille tocar as campanas"

pilotolo dijo...

Igual que "Runas", as tuas palabras fan que regresemos uns cantos anos cara atrás para volver sentir ese "... olor a heno de pravia..." esas sensacións case esquecidas pero que inda ocupan un pequeno espazo na nosa memoria....

Diego M. dijo...

Bellisima narracion, un encanto, un bello cuento...
Un gusto pasar por tu blog, gracias por seguir el mio...

Un agrado!

Saludos y mana!!

FEEDJIT Live Traffic Feed

Cuando nadie me ve, quizá sale a la luz mi verdadero yo

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP