...Que no te compren por menos de nada ...Que no te vendan amor sin espinas.

viernes, 18 de junio de 2010

(*)_MirAnda_(*) en el chat


No recuerdo muy bien si lo que voy a contaros me ocurrió, lo he leído en Internet o es solo producto de mi imaginación.

Lo cierto es que, en una de esas tardes, en las que una goza del “dolce far niente”, observando como se reproducen las musarañas en el pantalla del ordenador, apareció ante mis ojos un mensaje que decía más o menos así…

- Menudos ojos verdes, pero ya te gustaría que esa foto fuese tuya ¿¿ehh??

Al principio me quedé un tanto perpleja observando el texto que parpadeaba en mi pantalla pero, una vez superada mi inicial incredulidad, afilé el ingenio y respondí detallando con pelos y señales la historia de la fotografía...No se si me creyeron, pero os prometo que puse en el asunto toda la poesía que pude!!

Pasados unos días, ya no recuerdo muy bien si fueron muchos o pocos,... Ploff!! … sin avisar ni nada, otro mensaje apareció en la pantalla:

- Oye, ¿esos ojos verdes son tuyos.. o te los has pintado con Photoshop?

Vaya!! ¿Por qué todo el mundo se empeña en dudar de mi? Vale que la foto de mi perfil del chat aparece muchas veces repetida en internet; pero eso, la verdad, no es motivo para no creerme ¿no? Me dispuse a contestarle lo mejor que pude, aunque reconozco que finalmente me enfadé y fui un poco borde, pero no es de extrañar, porque “el entendido en ojos verdes” terminó por llamarme piltrafilla… A miiii!!.. Comenzaba ya a cansarme el tema de los ojos verdes, la verdad, pero yo como soy muy terca, decidí hacer oídos sordos.


Un día, que estaba más aburrida que los gnomos que viven dentro de las fotocopiadoras (los pobres trabajan por dos duros, de sol a sol, en la clandestinidad y sin enlace sindical ni nada de nada porque, ya se sabe, que nadie puede enterarse de que son ellos los que en realidad hacen las fotocopias.. ¡¡que vida más dura, por Dios!!). Ese día estaba, como os decía, verdaderamente aburrida y, claro, fui presa fácil del duende de las travesuras que, por cierto, no hace más que meterme en líos. Se acercó a mi oreja y, en un alarde de originalidad, me suelta:

-Y tú ¿A que esperas?. ¿Por que no dejas un mensaje?. Sisisi… Ya se que tu mamá te dijo que no debes hablar con desconocidos, pero ¿Aún no te has dado enterado? En realidad no pueden verte ni oírte...

Así que amenacé a mi pobre y única neurona con condenarla al ostracismo durante una semanita sino me ayudaba a salir de esta (...para que negarlo, la verdad es que desde entonces ya no funciona demasiado bien: "estrés laboral", dicen). El caso es que yo quería ser original y me puse manos a la obra: pensé, investigué y hasta me fui a google y teclee “frases originales”.. Por fin, tras tan agotador esfuerzo, se me ocurrió una tal que esta:

- “Bonitos ojos verdes, aunque parecen un poco tristes”.

¡¡En realidad creo que fue una venganza de la neurona!!, porque, después de las experiencias pasadas, tenia claro que no quería saber más de ojos ni de nada verde (esto incluía a las ranas, a los sapos, y hasta a las manzanas Grand Smith) y, ay!, allí estaba yo: enviando un mensaje que hablaba de ojos… y además verdes!!!

Aquello, que pretendía ser profundo, tuvo una respuesta inesperada... así que me froté las manos, hice ejercicio de dedos (necesario para poder escribir rápido sin sufrir lesiones) y me dispuse a venderme todo lo bien que sabía. ¡Que sorpresa me llevé!. Estaba escribiendo sobre libros, películas, y otras cosas que me gustaban, cuando me di cuenta de que eran las mismas que le gustaban a “ojos verdes-tristes”. Esto nos animó y estuvimos "charlando" (casi mejor decir escribiendo), durante un buen rato

El tiempo transcurría.

Y en mi pantalla no dejaban de aparecer mensajes, cada uno asociado a un nombre y una fotografía. La verdad es que nunca acababa de saber quien era quien, pero yo los contestaba toditos (bueno, todos no ¿Para que engañarnos? -La cortesía nunca fue mi fuerte). Algunos aparecieron para luego desaparecer del mismo modo: por arte de birlibirloque; otros repetían y, los menos, se quedaron para siempre

Lo cierto es que yo seguía extasiada con el descubrimiento, pero no quería decírselo a nadie, ya que temía que pensasen que, a mi edad, me había vuelto loca. Las ojeras comenzaron a multiplicarse bajo mis ojos, mientras mi persona mutaba en función de las circunstancias… (rubia, morena, alta, bajita…. ).

Gente que aparecía y desaparecía... ni que fuesen el genio de Aladino. Creo que ese fue el momento en el que comenzaron mis problemas con la memoria. Eran muchas las caras que iban y venían. Algunas no tenían nadita que decir. Otras me hablaban de caballos, de músicos franceses, de fotografía, de paisajes y viajes, de los rincones del alma, de recuerdos, de sueños, del sur, de amores, de tristezas y ..¡Hasta de nubes de colores!!

El tiempo fue pasando, y yo me iba enredando en todas esas letras, viviendo mundos inventados para la ocasión y recibiendo mensajes de personas que nunca conocería, o sí… a veces, me sorprendía girándome en la calle, creyendo reconocer alguna de esas caras.

Todo se volvió confuso

Desde entonces, mi cabeza está hecha un lío y comencé a mezclar lo humano con lo divino... Ya no me reconozco en el espejo. "Creo que he cambiado mucho desde la última vez que me he visto" (sisi.. ya se que la frase es de una página de esas de citas de internet, pero en esto del chat hay que aprovechar todos los recursos que se tienen al alcance…)

Por cierto: mi neurona sigue de servicios mínimos. Dice que reivindica su derecho a un salario digno y un compañero de curro. (Ya se sabe que las neuronas son como los guardias civiles: Solo funcionan bien si van en parejas), así que no me extrañaría que un día de estos me sorprendiese con una huelga general.

4 comentarios:

Marisa dijo...

Hola Elen, simpática tu entrada,
veo que "ojos verdes" te tuvo
un tanto enredada. Ten cuidado
con el chat, mira que no solo lían a las neuronas, a veces
también alcanzan las flechas de cupido.

Un placer pasar por tu casa.

Besos

Lasosita dijo...

De par en par, abriendo las pestañas fuertemente y tratando de que no se cierren los ojos... sean o no... verdes!

Te enseñarán realidades que solamente intuías... o te demostrarán que el hastío más vulgar se esconde bajo brillantes colores.

Todo es guardar el equilibrio y... ay!! escapar a tiempo!


Besiños, Elen... muchos!!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Me ha encantado jajajja


Saludos y un abrazo.

Sir Bran dijo...

Un poco de alegría sobre este medio tan nutrido de insustancias, me alegra saber que hay quién puede hacer una entrada tan simpática (a la vez que crítica) y salir indemne.
Es cierto Elen que hay que poner mucho desde la imaginación, para creérse mucho de lo que te dicen a través del ordenador.
En todo caso yo nunca seré simpatizante de los chats.
Besiños.

FEEDJIT Live Traffic Feed

Cuando nadie me ve, quizá sale a la luz mi verdadero yo

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP