...Que no te compren por menos de nada ...Que no te vendan amor sin espinas.

viernes, 11 de junio de 2010

Infinitud


Cuando la oscuridad se acomoda en el interior del alma, es difícil encontrar aquello que nos proporcione la fuerza suficiente para luchar contra su negrura. Sé que es una idea con una importante carga pesimista, pero en realidad es así como percibimos la vida con más frecuencia de la que nos gustaría.

Afortunadamente, también hay algunos momentos que nos aportan consistencia y suponen para nosotros una pizca de eternidad que ha venido a fecundar el tiempo”. Un instante en el que todo se detiene, en el que no existe más que el aquí y el ahora mientras, afuera, la lluvia empapa la hierba, el viento sopla y el mundo continua… En ese solo instante el tiempo se sublima, y con él la vida; dejándonos apreciar con total nitidez la belleza de las pequeñas cosas que, sin más pretensiones, nos permiten rozar por un momento el infinito.

Es entonces cuando se desgarra el velo que nos somete a su oscuridad, y en ese preciso instante no tememos que a nuestra vida le falte ingrediente alguno. Durante un instante de infinitud todo está completo y somos, así, felices en el presente. El alma se libera de los asedios y nos reconciliamos con la vida mientras acumulamos, esperanzados, las preciadas gemas.

Paréntesis en el tiempo.



Lanzar una piedra al mar, y percibir la cadencia de sus movimientos antes de que se sumerja en él.

Contemplar el rostro de los tuyos, pleno de vida y alegría

Escuchar una canción, y saber con certeza que no hay palabras para definir lo que sientes en ese preciso instante.

Un silencio pleno y compartido, lleno de palabras que brotan sin necesidad de sonidos.

Reírse tanto y con tantas ganas, que finalmente el cuerpo termine dolorido.

Dejar que el agua refresque los pies, la tierra ensucie la ropa y el viento se enrede en tus cabellos.

Buscar un siempre en un jamás....

7 comentarios:

Runas dijo...

Son momentos en los que sentimos que no existe nada mas y hasta los pensamientos pasan de puntillas para no romper la magia del instante.Un beso

Alma Mateos Taborda dijo...

Coincido con las reflexiones de esta entrada. Muy buenas! El blog Excelente. Felicitaciones! Un abrazo.

DANI dijo...

A menudo necesito sentirme pequeño y fragil sin miedo a romperme por un tiempo. Vaciarme y renacer de la nada ;)

Necesito esa oscuridad de vez en cuando para solearme de nuevo.

Besos enormes

J.Carlos dijo...

Instantes captados con sentimientos de fondo,lo más complicado para el ojo humano,enhorabuena por el blog,muy completo e interesante,esté atento...

Marisa dijo...

Me quedo con esa pizca de eternidad...
Momentos que no quisiésemos
que acabaran.

Besos

Sakkarah dijo...

Todo pasa...Siempre amanece.

Tienes un premio en mi blog.

.: eliana :. dijo...

Es asi!, nada es eterno, ni los malos ni los buenos momentos.
Estoy leyendo actualmente un libro en el que la escritora cuenta una historia/fábula que tiene que ver con el tema de tus post.
Cuenta la decisión de un emperador de asia que triste y sumido en la oscuridad, ordena que todo su pueblo le traiga algo que pueda llenarle su vacio. Una mujer se acerca a el y le ofrece un anillo de oro, a lo que él sorprendido le contesta "un anillo? mi tesoro es mucho mas grande, que puede tener este anillo de especial?" , ella solo le contesta "su leyenda" y el emperador leyo en el interior del anillo la frase grabada "esto tambien pasara".
No importa si es un momento bueno, malo, de incertidumbre o pacifico, todo pasa.

Espero no haberte aburrido con este comentario tan largo.

Muy lindas tus palabras.Un beso.

FEEDJIT Live Traffic Feed

Cuando nadie me ve, quizá sale a la luz mi verdadero yo

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP